VESTIDOS DE NOVIA l . . . . ....homeInicio

vestido de novia 01 vestido de novia 02 vestido de novia 03 vestido de novia 04 vestido de novia 05

Modelo: Novia_01

Modelo: Novia_02

Modelo: Novia_03

Modelo: Novia_04

Modelo: Novia_05

Tela: Encaje con Raso Italiano Tela: Tafetán Tela: Raso Italiano Tela: Raso Italiano Tela: Encaje con Raso Italiano
vestido de novia 06 vestido de novia 07 vestido de novia 08 vestido de novia 09 vestido de novia 10

Modelo: Novia_06

Modelo: Novia_07

Modelo: Novia_08

Modelo: Novia_09

Modelo: Novia_10

Tela: Encaje con Raso Italiano Tela: Raso Italiano Tela: Tafetán Tela: Raso Italiano Tela: Encaje con Raso Italiano

Vestido Anterior Anterior . . . . . . . . . . . . . . .. . .... . .. . .. . .. . .. . .. . .. . . . . . . . . . . . Siguiente Siguiente Vestido

Nueva Seccion de NOVIAS Siguiente Vestido

Catalogo de Vestidos de Novia - Nueva Temporada

 

Enviar Email Enviar Email

 

homeInicio

 



Historia del Vestido de Novia

 

El Color del Vestido

El tono puede variar entre color crema, marfil, champagne

 

En tiempos bíblicos

La mayor parte de los vestidos eran de color azul porque simbolizaba pureza.

El origen del vestido de novia proviene de los tiempos de Roma, en el cual las novias se casaban con la misma túnica blanca que usaban a diario, aunque usaban un velo color púrpura, adornado con una corona de flores. Luego, en la época de los lombardos, las novias se vestían con una túnica negra larga, con un manto rojo.

 

Edad Media

El color dejó de ser un factor esencial tanto para el velo como para el vestido. Lo importante era la riqueza de la tela y  los adornos.

En la época de la edad media se ponían vestidos rojos, con decoraciones doradas, que representaban la realeza y el poder. En épocas del Renacimiento el color no era tan importante, como que este fuera bordado con piedras preciosas, perlas y diamantes. Alrededor de los años 1700 se usaban mucho los colores pastel.

 

La popularidad del blanco  se remonta a 1840 año en que se produjo la boda de la reina Victoria a Alberto de Saxe-Coburg. La reina eligió un vestido de color blanco para el acontecimiento. La fotografía oficial de la boda fue extensamente difundida y muchas novias optaron por un vestido similar en honor a esa elección. La tradición de utilizar un traje blanco en la boda continúa hoy en día.

Antes de la era victoriana las novias se podían casar de cualquier color excepto negro (el color del luto) o el rojo. El vestido blanco vino a simbolizar la pureza del corazón y la inocencia de la niñez. Luego se dicto la tradición en que el color blanco simbolizaba la virginidad. Originariamente, el color que se relacionaba con la pureza era el azul.

 

En la actualidad

En el siglo XX el color blanco representa a las novias. De acuerdo con la tradición, se considera mala suerte que el novio vea a la novia vestida con su traje antes de la ceremonia.

 

En la cultura occidental  un vestido blanco es símbolo de pureza. Contrariamente, el color del vestido de novia en el islamismo es el negro, también símbolo de pureza.

El color blanco ya no es la única opción. Muchas novias prefieren tonos beige o perla. Las novias en Estados Unidos han modificado la tradición usando vestidos rosas, amarillos e incluso morados.


 

Epocas .................................................... homeInicio

 

A lo largo de la Historia, el vestido de novia ha experimentado diversidad de formas, colores y estilos. Ya en la Roma Antigua los vestidos en las bodas eran un elemento destacado del ritual religioso.

En Egipto, el blanco presidía numerosas ceremonias, mientras en la Edad Media los brocados y bordados se convirtieron en el complemento necesario de las bodas de las damas de la nobleza. Para algunos historiadores, fue a partir del siglo IX cuando los vestidos se cargaron con más simbolismo en ceremonias como los enlaces matrimoniales.

Con el paso de los años, creencias, tradiciones y simbolismos se suman a adosar el ritual de la unión y a cargar de misterio a la novia.

En ocasiones, se esconde el rostro tras un velo o simplemente éste va sobre la cabeza en señal de inocencia. En un viaje hacia siglos pasados se apunta que las novias de las antiguas Grecia y Roma ya utilizaban el velo en las ceremonias nupciales. En aquella época, la futura esposa debía usar el velo para protegerse de un mal de ojo de un rival o de las envidias de las demás invitadas aún solteras que acudían a presenciar la boda.

Hoy, el velo es parte del traje de novia, especialmente si la ceremonia es religiosa, y en su blancura está el símbolo de la inocencia. Sin embargo, en algunos textos de la colección Historia de la Moda, se lee que el velo significa, “cuidaré a tus hijos”. De ahí que la princesa Diana lució un velo que se confundió con la interminable cola en señal de que ella cuidaría a los hijos de Inglaterra.

 

Un estilo en cada década

El paso de la mujer por los años y sus trascendentes conquistas han tenido a la moda como testigo. Es evidente ver los cambios en su imagen como expresión social, política y económica de cada tiempo, tanto que en una retrospección se ve marcada cada época por una tendencia. Y qué más referencia que uno de los trajes más importantes, si no es el más importante, que la mujer luce en su vida: el vestido de novia.

Esta prenda, símbolo de la tradición y el espíritu conservador en el mundo de la moda, también pasó por varias transformaciones al recibir la influencia de los vertiginosos cambios familiares, sociales, políticos, económicos y hasta tecnológicos. El vestido de novia largo y nada escotado de los años 1910, imperdonablemente era de color blanco, pero no como un símbolo de pureza e inocencia, sino en señal de riqueza y opulencia.

Dos lustros después, cuando se vivían “los años locos”, las novias se destaparon un poco. Los vestidos eran cortos y dejaban ver algo de la piel de las piernas. El terciopelo y los detalles en zorro blanco y armiño cobraron importancia en los trajes de línea recta.

La década de los 30 trajo cierto aire de sensualidad, pues las novias apostaron a los vestidos de líneas lánguidas que se ajustaban al cuerpo. El toque encantador estaba en las mangas abollonadas que evocaba el estilo victoriano.

El estruendo de la I Guerra Mundial pone austeridad a los vestidos de novia. El traje sastre o los vestidos de dos piezas son el atuendo de las novias que complementan la tenida con ramos y tocados de flores imitadas en tela.

Luego de esta etapa, la moda tiene a un revolucionario que marca, hasta hoy, la tendencia. Es el diseñador francés Crhistian Dior (1905), quien en cada una de sus creaciones imprime glamour. Gracias a él, los vestidos de los años 50 pasan por modificaciones drásticas. Las faldas aún más largas y amplias de lo común estaban pensadas para hacer que la mujer se vea muy femenina y que sus prendas de fantasía sean un lienzo para el lujo desmedido que encandiló al mundo de la posguerra.

La década de los años 70, el tiempo del amor libre y de la revolución sexual, puso su toque en la moda y por supuesto, en las novias que guardaron, lo hasta entonces tradicional, y se aventaron a disfrutar de un estilo casi infantil.

Los trajes de la década tenían botones y los escotes fueron cambiados por los cuellos Peter Pan. Aparecieron las mangas largas que acababan en puños y a manera de accesorios llevaron grandes y variadas flores y velos cortos.

Luego de ese desenfreno, el matrimonio recobró importancia. Los vestidos volvieron a ser muy elaborados y es ahí cuando los diseñadores de moda dejaron volar su creatividad y con ella, los volados de las mangas, del ruedo y el cabello largo adornado con flores naturales y muy frescas.

Las novias de los años 80 tuvieron un gran referente que aunque no desfiló sobre las pasarelas de ninguna de las capitales de la moda, marcó una temporada de abundancia. Esta figura fue Lady Di, quien con su vestido de novia y su estilo se apuntó en las páginas de las revistas especializadas en moda, como una de las mejor vestidas de la década.

En el ocaso del siglo XX, en los años 90, apareció el concepto minimalista, donde lo poco es mucho. De ahí que también los vestidos de novia se estilizaron y se prefirió la simpleza combinada con la elegancia y la sensualidad.

Hoy, al correr del primer quinquenio del siglo XXI, los diseñadores se alimentan de esa historia. Se inspiran con lo más clásico y también con las tendencias más vanguardistas para presentar así, a las futuras esposas, un sinfín de posibilidades y sugerencias.

Hoy día la vuelta a los tonos más blancos y escotes pronunciados. Las asimetrías y superposiciones de géneros son comunes en muchas de las colecciones de los grandes de la moda nupcial en España.

Organzas, rasos y gasas se combinan de forma magistral en vestidos blancos, dorados o una amplia gama de diseños en tonos champán.

La primera sugerencia de los diseñadores es que la novia debe sentirte cómoda. “Que lo que lleves te haga sentir más guapa, pero natural, nunca disfrazada”.


 

Las Tradiciones .................................................... homeInicio

 

El anillo de compromiso

Es el símbolo de alianza. Se remonta hasta la magia de la diosa Venus, quien en una sortija colocó poderes para enamorar. En la época romana, los aros de oro eran símbolo de compromiso matrimonial. En el siglo XV, al metal precioso se le sumó un emblema representativo de la fidelidad conyugal, el diamante. La piedra preciosa no fue escogida sólo por su belleza sino por su resistencia, cualidad necesaria para la relación marital.

La entrega de la novia al novio

Antiguamente, las hijas eran consideradas una “propiedad” de los padres.
Entonces, cuando llegaba el momento de desposar a la hija y si su padre lo aprobaba, era él mismo quien transfería la “posesión” de su hija al hombre que sería su esposo.

Al paso de los años, el acto de entregar la novia en el altar, sea su padre, familiar o padrino, cambió de connotación. Ahora simboliza la bendición de los padres al matrimonio.

El ramo y la liga

En el siglo XIV en Francia, se creía que la liga de las medias de la novia traía buena suerte. Los invitados corrían detrás de la novia y le quitaban la liga como podían. Para evitar esta práctica tan poco decorosa, ella la lanzaba voluntariamente. Hoy, de sacar la liga y de lanzarla entre los caballeros, se encarga el novio.
El ramo también se lanza hacia las invitadas solteras, asegurando que la que lo atrape se casará en breve.

La torta de matrimonio

La tradición de la torta data de la antigua Roma, cuando al final del banquete se partía un gran pan sobre la cabeza de la novia en señal de fertilidad y larga vida a la pareja. Se pensaba que las migas caídas traían buena suerte, por lo que los invitados las recogían del suelo para comerlas. En el siglo XVII se apilaban los pasteles que traían los invitados y los novios se besaban sobre ellos. Después todos se los comían en señal de buena suerte.


Los detalles importantes

La corbata

La elegancia del novio tiene un complemento: la corbata. Este accesorio está regido por normas de estilo, como que la parte estrecha de la corbata debe pasar, una vez anudada, por la tirilla posterior. Ya los nudos son a gusto y habilidad del dueño de la corbata. Los hay simple, doble, windsor y brera.

Las flores

Las flores que la novia lleva entre las manos y en el cabello atraen las miradas y a veces envidias. Sin duda deben ser elegidas de acuerdo a las líneas y al tono del vestido. Llevar flores es una costumbre de los serrainos y fue llevada a Europa por los cruzados. En esa época se usaba la flor de azahar como señal de pureza.

El velo

Llevar velo simbolizaba la pureza de la novia. Se dice que también protegía del mal de ojo o de las envidias de las invitadas solteras. Actualmente, el velo transmite el mensaje “cuidaré a tus hijos”. El velo sólo se lo retira cuando ya ha acabado la ceremonia, especialmente si se trata de una religiosa.

 

Suerte

Para evitar la mala suerte

Martes 13, ni te cases... El martes es gobernado por Marte, dios de la guerra, y el 13 es considerado un número maléfico. Esa coincidencia, se dice, no augura nada bueno.

Las perlas son, según la tradición cristiana, las lágrimas de los ángeles. Si un ángel llora el día de una boda, se cree que habrá lágrimas.

En el vestido

Se debe llevar algo nuevo, representando la nueva vida que se lleva a partir del día de la boda.

Llevar algo viejo, que encarna el pasado y simboliza el apego de la novia a la vida con sus padres.

Llevar algo prestado, que es un símbolo de amistad.

Llevar algo azul, como una señal de la fidelidad y la salud.

La luna de miel

Fueron los teutones quienes comenzaron con la práctica de la Luna de miel. Las bodas de los teutones sólo se celebraban bajo la luna llena y después de la boda, los novios bebían licor de miel durante 30 días como poderoso afrodisíaco; por lo que se llegó a conocer esta etapa de casados como Luna de miel.

Cruzar el umbral en brazos

Se consideraba que para que la nueva esposa se muestre gustosa de entregarse al novio, el ya marido, a menudo, tenía que llevar a la novia en brazos para juntos atravesar el umbral de la puerta del dormitorio nupcial. Así la novia se sentirá motivada y en mayor confianza. También se cree que este rito es para atraer la buena suerte y la fertilidad a la pareja.


 

Telas ....................................................homeInicio

 

El diseño del vestido dependerá en gran medida de la calidad de las telas empleadas; no se debe escatimar en este punto.

Alguna de las telas más empleadas son:

 

BROCATO: Se trata de un tejido de seda con bordado en relieve de hilos de metal o de seda más brillante, formando dibujos de flores, animales o incluso figuras geométricas.

CREPE: Tela lisa que puede ser de seda natural, lana suave, o incluso poliéster.

DAMASCO: Tejido de seda, algodón, o lana, que combina hilos formando un estampado en relieve.

ENCAJE: Tejido formado por hilos de seda, algodón, lino, oro, o plata. Pueden ser torcidos o trenzados. De mallas, lazados, o calados con motivos diversos.

GASA o MUSELINA: Tejido fino y transparente hecho de seda tejida muy suelta, en la que algunos hilos forman ondulaciones.

GAZAR: Seda natural tipo panamá. Es muy fina.

GEORGETTE: Tejido fino y leve de seda natural que admite bordados de diferentes dibujos.

GUIPUR: Encaje espeso, grueso y consistente.

MIKADO: Seda natural gruesa, con textura ligeramente granulada.

MOARÉ: Tejido de textura fuerte al tacto, con dibujo que forma ondas.

ORGANZA: Entramado de hilos finos de seda que forman una delicada textura. Se le pueden bordar figuras y algunas tienen calado. Esta tela se puede utilizar para el talle y las mangas, ya sean cortas o largas.

RASO o SATÉN: En otros tiempos era un tejido de seda con acabado brillante. Ahora se suele elaborar a base de acetato para lograr el raso cristal tan popular hoy en día.

SEDA: Tejido milenario de origen chino, extraído de los capullos de los gusanos de seda. Existen muchas variaciones.

SHANTUNG: Seda virgen con textura y brillo. Su parecido con la seda salvaje lo hace único, pero algo más económico.

SHIFON: Tejido de textura muy suave. Generalmente de seda, algodón, rayón, o terciopelo.

TAFETAN: Tela de seda lisa, delgada y muy tupida.

TUL: Tejido muy fino y etéreo hecho de seda, de algodón o de fibra artificial. Es el tejido de los velos de la novia y las faldas vaporosas por excelencias.

vestidos sagaInicio


madrinas sagarHacer un vestido a medida y comprarlo por internet
email sagarHacer una consulta
novia sagar¿Querés Saber en dónde estamos?
fiesta sagarAgregar esta página a tus Favoritos
consulta sagarVolver a la página principal